El vino de mesa es el vino que no está acogido a ninguna denominación de origen ni indicación geográfica. El vino de mesa es la denominación genérica del más común y ligero de los vinos, que se bebe comúnmente durante la comida, a diferencia de otros vinos que suelen consumirse más al acompañar aperitivos o incluso junto al postre. El Vino de Mesa es justamente un tipo de vino que no posee aún una calificación de las uvas y viñedos donde se produce, en parte por tratarse de mezclas de diversas regiones clasificadas y porque la etiqueta que debería reflejar su categoría no indica en realidad su cosecha.

Vinos de Mesa

Vino Cañadas Tinto

Vino con cuerpo complejo y bien estructurado. Vino tinto de color rubí, con aromas intensos de fruta madura y sabor equilibrado como corresponde a un tinto joven. Resulta soberbio y redondo, seguido de un prolongado postgusto. Magnífico complemento de toda buena mesa. Vino especialmente adecuado como acompañamiento de todo tipo de carnes a la brasa, quesos poco curados y embutidos.

Vino de mesa Cañadas

Vino con cuerpo complejo y bien estructurado, de color rojo granate limpio y brillante. Resulta soberbio y redondo, seguido de un prolongado postgusto. En nariz se comporta con toques a especias y aromas de frutas maduras y tostados que le dan gran personalidad. Magnífico complemento de toda buena mesa.

Sangría El Cantillo

Esta sangría tradicional está elaborada a base de vino tinto y extractos de cítricos, aromas a frutas, azúcar y canela, bien mezclados, gracias a la cual se consigue una bebida de color rojo granate, fresca, sabrosa y de paladar muy refrescante. Se debe servir, fría, sola o acompañada de trozos de frutas frescas.